Invierno: Frío y calderas de pellets

Con la llegada del invierno necesitamos resguardarnos del frío. A veces no sabemos qué tipo de sistema de calefacción es el más adecuado y debemos ser conscientes que hay muchos factores (como el clima o la estructura de la vivienda y la zona donde ubicamos el calefactor) de gran relevancia a la hora de elegir.

En ocasiones, decidimos el sistema de calefacción en función del precio o el más básico, sin contar con otros elementos que ayudan a determinar el que más se adecua a nuestro entorno.

caldera de pelletsDebemos tener presente los cuidados y sistemas de mantenimiento de todos y cada uno de los climatizadores para evitar riesgos.

A día de hoy se ha innovado mucho en los sistemas de calefacción y en el mercado podemos apreciar diversos modelos. Queremos proponerte un sistema, generalmente desconocido para muchos, que ofrece grandes ventajas en cuanto a funcionamiento y precio. Las calderas de pellets son una opción muy innovadora, perfectas para calentar estancias grandes o pequeñas. 

El sistema de combustión de este tipo de climatizadores se caracteriza por ser respetuoso con el medio ambiente (y por tanto, menos contaminantes), pues los pellets son de origen vegetal y/o animal. Los pellets ofrecen grandes ventajas y beneficios respecto a los otros métodos de combustión (como el gas o el petróleo). Al tratarse de residuos y materiales de desperdicio de podas o carpinterías no se requiere talar árboles. Al ser un bien reutilizado es más económico y puedes adquirir los pellets en pequeñas dosis o a granel.

Además, no importa cual es el espacio a calentar así como la temperatura que se requiere, pues se puede dosificar a gusto del consumidor la cantidad de pellets que se emplean como combustión, para regular así el calor que necesitamos.

La ceniza que se genera no es tóxica ni perjudicial para nuestra salud (por ejemplo, con las estufas de gas butano debemos vigilar disponer de un mínimo de ventilación para evitar -en casos extremos- la muerte).  No hay riesgo de explosión y no producen olores, tan solo requieren una salida de humos. Estas cenizas de pellets, además, se puede emplear como abono, pues son biodegradables.

Los pellets pertenecen al grupo de la biomasa, definida como aquel combustible que se origina de la propia naturaleza, reduciendo emisiones de CO2. Las labores de limpieza de estos sistemas de calefacción son muy simples, tan solo se requiere dejar libre de cenizas el quemador, la cámara de combustión y el tubo de escape una vez por semana.

En diversos establecimientos, tanto físicos como online, puedes adquirir estos sistemas de calefacción. Ante cualquier duda consulta con técnicos y profesionales especializados en el tema para conocer tanto las técnicas de mantenimiento como las de uso. Son evidentes los beneficios y ventajas de las estufas o calderas de pellets y ello se demuestra en el auge de este tipo de climatizadores que se está convirtiendo en un gran rival para la competencia. El ahorro energético, el cuidado del medio ambiente y el gran poder calorífico son las grandes virtudes de las estufas de pellets.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *